Investigadores costarricenses trabajan en validar el uso de saliva en el diagnostico de COVID-19