La biotecnología ayuda a reducir las muertes por cáncer en un 33%